Museo de Arte Erótico del Mundo

Existen múltiples museos dedicados al arte erótico a lo largo del mundo, pero ninguno tiene las piezas tan sorprendentes como el Museo de Arte Erótico del Mundo. Un lugar en el que se pueden encontrar elementos tan diversos como una de las armas que aparecen la película de Kubrik “La Naranja Mecánica” o una cama de matrimonio, en la que un ebanista talló con suma delicadeza, las 138 posturas que se encuentran detalladas en el libro erótico más vendido del mundo, el Kamasutra.

Este museo, situado en un lugar tan turístico como Miami Beach, es fruto del empeño de la americana Naomi Wilzig, la cual comenzó a coleccionar obras de arte erótico por simple curiosidad artística. Una curiosidad, que a juzgar por las más de 4000 obras artísticas y objetos que allí se encuentran, debe ser bastante grande.

¿Qué podemos encontrar en el Museo de Arte Erótico del Mundo?

Aunque parezca increíble, en sus fondos, hay creaciones de algunos artistas, como por ejemplo Rembrandt, al que muchos de nosotros nunca hubiéramos unido a este tipo de creaciones artísticas, Picasso, Dalí y Botero. Grandes artistas del mundo del arte, los cuales se encuentran arropados de un sinfín de objetos de las tribus más recónditas del planeta y documentación gráfica, que nos habla sobre la sexualidad.

Como ya hemos dicho, el motivo principal que llevó a esta multimillonaria judía a reunir tan fascinante colección a lo largo de más de dos décadas, es la curiosidad por un arte, que consideraba que necesitaba ser recatado, para evitar que fuera destruido o acabara perdido en el rincón más oscuro de un almacén. Gracias a su empeño, este museo puede presumir de tener entre sus colecciones, estatuas, fotografías o pinturas, que cubren períodos artísticos tan alejados en el tiempo como el Arte Griego, oriental, sudamericano, e incluso representaciones gráficas de historias que se encuentran en la Biblia.

Abierto desde el año 2005, este museo ha sido visitado por miles de visitantes de todo el mundo, los cuales siempre pueden encontrar algo diferente en cada visita. Sus diferentes salas, han sido diseñadas para que el visitante pueda tener una visión completa de las manifestaciones eróticas creadas por el ser humano en diferentes puntos del globo y los siglos.

Las salas más curiosas del museo

Aunque en las 20 salas que componen el museo, podemos encontrar cosas que llamen la atención del visitante, hay varias de ellas que destacan poderosamente sobre el resto. Entre ellas se encuentran:

La Habitación Gay, una sala que encierra en su interior la representación de una enorme escultura de color dorado de un pene en erección.

Las salas dedicadas a los mitos de la antigüedad, en la que podemos ver cosas tan sorprendentes, como la unión de Leda con Zeus convertido en un cisne, la anatomía de los míticos centauros (los cuales eran mitad hombre y mitad caballo) y otras muchas criaturas mitológicas.

La sala del símbolo sexual del siglo XX, Marilyn Monroe. Una sala en la que el visitante puede ver las fotografías originales del desnudo, de la mujer que Hollywood encumbró como el prototipo de la mujer sensual de los años sesenta.

Un lugar, que se ha convertido en tan importante para la ciudad de Miami Beach, que incluso se reconocido su labor, dedicándole un día. Y no es el único reconocimiento que ha obtenido, ya que incluso uno de los institutos más prestigiosos, nombró a su dueña como miembro honorífica de su institución.

 

 

Cuatro museos muy sugerentes

Nada es capaz de llamar más nuestra atención, que aquellos museos que se encuentran dedicados al erotismo. ¿Por qué ejercen esa poderosa atracción sobre nosotros? Porque es un tema, que todavía hoy, a pesar de lo mucho que han avanzado los tiempos, sigue siendo un tanto tabú. Es por eso que los museos de temática erótica, intentan que sus visitantes pasen un rato lo más entretenido y placentero posible.

Si estás interesado en este tipo de mundo, estás de enhorabuena, ya que en este artículo vamos a hacer referencia a algunos de los mejores museos eróticos que se encuentran repartidos por todo el mundo.

Cuatro museos muy sugerentes

Ante de que hiciera su aparición el  conocidísimo Salón Erótico de Barcelona, en la Ciudad Condal, los amantes del erotismo, podían disfrutar de este tipo de manifestaciones artísticas acudiendo al Museu de l’Eròtica.

Un museo, el único que existe sobre esta temática dentro de nuestras fronteras, que el visitante puede encontrar en pleno paseo de Las Ramblas de Barcelona, el cual lleva recibiendo a curiosos y turistas, desde 1997.

¿Qué podemos encontrar en su colección?

Una impresionante colección de más de 800 obras artísticas que guardan relación de una u otra manera con el erotismo, en la que se pueden encontrar fotografías, esculturas, grabados, pinturas, objetos….etc. expuestas en cada una de sus catorce salas.

Pero no solo se puede observar su colección permanente, también es posible admirar alguna de las exposiciones temporales de nuevos artistas y aprender mucho más sobre la sexualidad y el modo en el que nos relacionamos con ella.

El Templo de Venus

No puede tener mejor carta de presentación, el museo que dice ser el primer museo dedicado al mundo del sexo. Ubicado en el mismo corazón de la ciudad más populosa de Ámsterdam, el Templo de Venus, comenzó su andadura hace más de treinta años, con una pequeña colección de objetos eróticos decimonónicos.

Una colección, que se ha visto incrementada con el paso del tiempo, la cual ahora es una de las más importantes de Europa. Tan grande es su fama, que es por volumen de visitantes, uno de los museos que más personas atraen a la ciudad holandesa.

Sex Machines Museum

Otra de las cosas que el ser humano ha realizado desde antiguo, son las máquinas que le ayuden a conseguir estimularse de forma erotica. Máquinas de tipo mecánico, que han sido recopiladas en el Sex Machine Museum para que podamos conocer casi de primera mano, como nuestros antepasados buscaban darse placer.

Dividido en tres plantas, el Sex Machines Museum, también nos ofrece una curiosa colección de películas eróticas antiguas, en la que podemos ver cuánto hemos evolucionando en esta área de nuestra vida.

Museo punto G

No goza de tanta antigüedad como los demás, ya que tan solo lleva abierto algo más de un lustro, pero es innegable que el moscovita Museo punto G, ha hecho un gran esfuerzo para convertirse en uno de los lugares de obligado peregrinaje para los amantes del placer.

Este enorme espacio de exposición, el cual cuenta con una superficie de más de ochocientos metros cuadrados, ha conseguido reunir en los fondos de su colección, la impresionante cifra de 3000 objetos, los cuales van desde la más remota antigüedad, hasta la actualidad.

No es su único atractivo, ya que si ver su colección te ha dejado con ganas de más, puede comprar algún juguete o recuerdo de su tienda, para utilizarlo una vez que termine tu visita.